Skip to content

“Recetas musicales para estar mejor”

abril 8, 2013

musicoterapia 2-4-13La incorporación a nuestro trabajo después de las vacaciones (que ya parecen tan lejanas), en este tercer y último trimestre del curso, requiere de nosotros un esfuerzo que a veces necesita estímulos positivos para afrontar las alergias de la recién estrenada primavera o los posibles dolores de cabeza o de espalda que nos causa el exceso de horas frente al ordenador.

Es sabido que gran parte de las enfermedades tienen su origen en el cerebro y que la musicoterapia puede conseguir efectos sorprendentes en nosotros, ayudándonos a mantener un equilibrio mente-cuerpo que contribuya a nuestra relajación y a poder abordar de forma más positiva y eficiente las múltiples tareas de nuestra vida.

El propósito de este post es precisamente animar a las personas asiduas a nuestro blog con algunas buenas recetas, en este caso de escuchas musicales, para estar mejor y para afrontar con positividad el día a día. En este sentido, recomiendo la siguiente página sobre Música para relajar cuerpo y mente, donde pueden encontrar múltiples sugerencias, artículos y vídeos sobre el tema.

Y como recomendaciones más específicas, les sugiero algunas de las siguientes audiciones de música clásica, incluidas en un mail que recibí recientemente como propicias para combatir

  • el insomnio: el Nocturno op.9 nº 2 de Chopin, en interpretación de Arthur Rubinstein, o Preludio para la siesta de un Fauno de Debussy, en interpretación de la Orquesta Sinfónica de Londres, bajo la batuta de Leopold Stokowski,
  • la ansiedad: las cuatro estaciones de Vivaldi, en este caso propongo la audición de La Primavera por ser la estación que disfrutamos, en versión de la Orquesta Sinfónica de la Sociedad Filarmónica de Conciertos, dirigida por Eduardo Álvarez y grabada en vivo, en México (1988),
  • la hipertensión: la Música Acuática de Haendel, con vídeo de imágenes marinas, relajante y evocador …

Proponemos estas audiciones sólo a modo de ejemplos, ya que la música en general si conecta con nuestro estado anímico produce efectos beneficiosos en nuestro organismo, que  aunque no logren curar nuestras enfermedades reales, pueden ampliar nuestra visión del mundo, ayudarnos a minimizar los daños de nuestro excesivo “centraje” en el trabajo y en nuestras preocupaciones cotidianas, de nuestro estrés  incorregible fruto del ritmo de la vida actual … ayudarnos en definitiva a conectar con lo más íntimo de nuestro ser, a recuperar la alegría y las fuerzas para continuar,  a contemplar lo que nos rodea desde la visión de la belleza de la creación artística … a pensar en algo más grande que lo cotidiano, a volar con ella, a sentir … la grandeza de la música, del alma, del ser humano y de la naturaleza.

Y ya les dejo esperando al menos haber tocado su fibra sensible y recomendándoles por último la música de Samuel Barber, y en concreto hoy la audición de su Adagio for Strings, op. 11, en versión de Leonard Bernstein, pieza que evoca serenidad, equilibrio y es de delicadeza y belleza singular, o al menos a mí así me lo parece.

¡Espero que disfruten con las audiciones!

Anuncios
No comments yet

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: